Del Tamudazo al descenso

Ni el gol en el Camp Nou del delantero del Espanyol dejó al Barça sin título en la Liga 2006-07, ni será el Barça, si es mañana, quien entierre, en Segunda y boca abajo, al Espanyol. La Liga y el descenso no se ganan en un día

Aquella noche, el 9 de junio de 2007, el Camp Nou estaba abarrotado. El equipo venía dejándose puntos de manera inexplicable, entre ellos los dos de un empate en casa contra el Betis (gol de Rafael Sobis en el último minuto) en una desatención defensiva, con todo el equipo de espaldas a la jugada) sólo comparable con el último tanto de la catástrofe de Anfield en el 4-0 del año pasado.

Aún así, igualado a puntos con el Madrid pero con el ‘goal-average’ perdido, tuvo el título de Liga al alcance de la mano en aquella penúltima jornada. A falta de un minuto, el Barça ganaba (2-1) al Espanyol con dos goles de Mess i (uno de ellos con la mano) y la escuadra de Capello perdía (2-1) en La Romareda. En menos de 20 segundos, exactamente en 18, cambio todo. Simultáneamente empató primero Van Nistelrooy en La Romareda y acto seguido Tamudo batió a Valdés en el Camp Nou. Empate a dos en ambos estadios. El ‘goal-average’, con victorias de Barça y Madrid, en la última jornada dio el título a los blancos.

Desde entonces, desde aquel 9 de junio de hace 13 años, el empate blanquiazul, conocido como el Tamudazo , sirvió para argumentar que fue el Espanyol, y bien que lo celebró, quien dejó sin título al Barça. Una versión que, por millones de veces que sea repetida, nunca nos convenció. El Barça no perdió la Liga ese día. Venía de más atrás. Como está pasando esta temporada. El Campeonato ni se gana ni se pierde en un día.

Exactamente igual ocurre con el descenso. Si mañana baja el Espanyol, esta vez en un Camp Nou vacío, no será el Barça quien le entierre boca abajo, como tampoco fue el Tamudazo de 2007 quien dejó sin título al Barcelona. El Espanyol, que ha sido colista todo el año excepto en una jornada, empezó a bajar el primer día. Lo de mañana, si es algo, será encontrar lo que se ha ido buscando él solito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *