El Barça cree: cuatro años de la histórica remontada al PSG

  • El 8 de marzo de 2017, un día como hoy, el Barça pasó a cuartos con un 6-1 que volteó el 4-0 de los franceses en un Estadi extasiado

Sergi Roberto, celebrando su gol al PSG

El Barça de Koeman necesita este 10 de marzo una remontada histórica ante el PSG en París pasar a los cuartos de final de la Champions League. Una calcada al 6-1 del 8 de marzo de 2017 en el Camp Nou y del que hoy se cumplen cuatro años de un recuerdo inolvidable. Por lo que supuso, pero también por lo que se vivió y cómo se vivió en unos gradas que acabaron estallando de éxtasis en el minuto 95, cuando Sergi Roberto certificó la clasificación con un salto majestuoso y certero.

El destino ha citado a Barça y PSG por primera vez desde aquella goleada histórica, que fue también en los octavos de la Champions League. Neymar, hoy crack del club parisino, emergió como el gran artífice de la remontada culé tras el 4-0 de la ida en el Parque de los Príncipes. Rafinha, que fue entonces titular con Luis Enrique, está ahora en el bando francés.

En la ida, con Unai Emery en el banquillo, Di María, con un par de goles, Draxler y Cavani propusieron un recital. La vuelta parecía un trámite del PSG. El técnico creyó que con un 4-5-1 ultra conservador le bastaría, pero un Camp Nou conuna escenografía imponente, mágico y engalanado para la ocasión, obró un encuentro memorable que ha pasado a los libros de las grandes citas del fútbol mundial.

Suárez (3’) y un autogol de Kurzawa (40’) firmaron un 2-0 ilusionante en la primera parte. Messi de penalti (50’) desató el jubilo con el 3-0. El guión del partido fue de película nominada a los Oscar. Justo cuando el Camp Nou se frotaba las manos, Cavani (62’) rebajó la euforia e incluso pudo incrementar su botín pero una excepcional parada de Ter Stegen enseñó el camino del éxito. Neymar de falta (88’) con el partido agonizando proporcionó un subidón al equipo y al estadio, que empujó como nunca creyendo en el milagro. Tres minutos más tarde, el brasileño nuevamente de penalti (91’) puso el miedo en el cuerpo francés y desparramó la creencia de que lo que parecía imposible estaba a un único tanto de ser una realidad. Tres goles en los últimos siete minutos.

El Barça había creído hasta el final. Por talento, por convicción y por persistencia. En la previa, Luis Enrique dijo que se veían capaces de marcarles seis goles al PSG y que tendrían su momento. Y llegó en el 95. El añadido estaba dando para mucho. Piqué jugó de nueve y Ter Stegen fue a rematar en un par de acciones. Cuando el tiempo se consumía, Neymar lanzó otra falta, el rechace le envió de nuevo el balón a los pies y su centro lo remató un Sergi Roberto hoy lesionado con la puntera después de un salto acrobático que inundo de alegría y éxtasis un Camp Nou que vio aquellas imágenes dar la vuelta al mundo. Vale la pena recordarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *