Pjanic, el plan B de la Juventus

  • Pese a que el centrocampista del Barça mantiene una gran relación con Allegri y vería con muy buenos ojos su regreso a Turín, los dirigentes de la ‘Vecchia Signora’ intentarán primero el fichaje de Locatelli

Miralem Pjanic, durante un entrenamiento con el Barça

Miralem Pjanic, consciente de que en el Barça no tiene sitio después de confirmarse la continuidad de Ronald Koeman, ya se ha hecho a la idea de que deberá buscarse una salida este verano. Pese a que al bosnio le gustaría mantenerse en el club azulgrana y poder pelear por un puesto en el once, Pjanic no quiere ser un estorbo, ni para el técnico ni para el club, que debe abonar una ficha elevada por un jugador que tiene reservado un papel de suplente con Koeman.

Ante esta situación, el internacional bosnio vería con muy buenos ojos su regreso a la Juventus de Turín. A sus 31 años quiere seguir compitiendo el más alto nivel y, puestos a no poder hacerlo en el Barça, su prioridad sería regresar a la Juve, donde militó cuatro temporadas antes de firmar por el club azulgrana y no necesitaría ningún periodo nuevo de adaptación. Además, el regreso de Massimiliano Allegri al banquillo de la Juventus también es algo que agrada al bosnio, ya que considera al técnico italiano como uno de sus ‘padres’ futbolístico y guarda con él una gran relación personal.

Los dirigentes optan primero por Locatelli

Sin embargo, sus intereses y los del propio técnico de la Juve podrían chocar con los de los dirigentes juventinos, que de entrada son más partidarios de apostar por el centrocampista del Sassuolo Manuel Locatelli (23 años). No porque no les guste la opción del regreso de Pjanic, sino porque el sueldo de Locatelli sería sensiblemente inferior al de Pjanic, un dato que en tiempos de post-pandemia hay que tener muy en cuenta porque los estragos que ha hecho el virus en las arcas de los grandes clubs son importantes. Además, el italiano es más joven y tiene más recorrido que Pjanic en el club.

Dicho esto, y sabiendo que el Sassuolo también puede descolgarse pidiendo mucho dinero por Locatelli, al que compraron en propiedad el verano pasado por 13,5 millones al Milan después de que éste se lo cedieran dos temporadas consecutivas, no hay que perder de vista la opción Pjanic. Sería en ese supuesto, que el Sassuolo pidiera unas cantidades desorbitadas por Locatelli, cuando el presidente Agnelli activara la alternativa Pjanic, cuyo fichaje pasaría ineludiblemente por un nuevo cambio de cromos con el Barça.

Pese a que el club azulgrana pondría sobre la mesa el nombre de De Ligt, un central que ya gustaba -y se intentó fichar- cuando el Barça se llevó a De Jong del Ajax, los italianos no están abiertos a desprenderse del central. Para intercambiar por Pjanic, a día de hoy los nombres que baraja la ‘Vecchia Signora’ son los de Bentancur y Rabiot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *